Qué es y qué no es el Coaching

No es un juego, pero sí tiene una meta.

No es una terapia, pero sí se necesita estudiar para ser coach.

No es mágico, pero ganas muchos puntos si te dejas llevar por la ilusión de alcanzar un objetivo.

No tienes que estudiar, pero sí hacer tareas .

No es una reunión entre amigos, pero sí ha de estar basado en una confianza en el coach: es una asociación entre él y su cliente.

No es una clase, pero se enseña a aprender.

No es una brújula, pero se ayuda a las personas a encaminarse en la dirección a la que quieren dirigirse.